miércoles, 28 de diciembre de 2016

El "derecho" a utilizar a las mujeres como objetos

"Si las mujeres tuvieran más oportunidades no elegirían la prostitución". Esta declaración es de una de las protagonistas de un documental que aborda el tema de la prostitución con testimonios de las propias mujeres que viven o han vivido esa dura realidad. Muy recomendable. Aconsejo verlo hasta el final



Y como al tratar este tema siempre se deslizan los argumentos de la libertad y la elección personal, conviene escuchar y/o leer a la profesora Ana de Miguel (Neoliberalismo sexual. El mito de la libre elección, Madrid, Cátedra).

De Miguel denuncia la ideología neoliberal que tiene como objetivo convertir a los seres humanos en mercancía.

La conversión de los cuerpos de las mujeres en mercancía es el medio más eficaz para difundir y reforzar esta ideología y la llamada "industria del sexo" está conectada con ello.

lunes, 26 de diciembre de 2016

Feminismo sin velo


Me asomo a esta ventana ahora que se acaba el año y estoy haciendo balance de mis asuntos. Aunque no le haya dedicado apenas tiempo a esta ilusión ha hecho muchas cositas en 2016.

Tranquilos que no voy a hacer una lista. Básicamente, este año me he querido bastante (o sea, he sido más egoista a ojos de algunos). Dicho de otra manera: mi bienestar personal ha sido prioritario para mí. Pero también he cuidado de otras personas. Y he disfrutado haciéndolo.

Además, he leído, escuchado y aprendido cosas interesantes. Y quiero compartir algunas ideas que me han impactado, de esas que se quedan conmigo.

Entre los libros, destaca uno que se publicó en 2011 y lo tenía pendiente. "El burka como excusa", de Wassyla Tamzali. Directora durante casi cuatro lustros del Departamento de Igualdad de Género de la Unesco, rechaza el uso de todo tipo de velo, y cuestiona los argumentos de quienes lo defienden, justifican o legitiman. Es un libro muy interesante. Al igual que esta entrevista con Tamzali, de hace unos días, que deja clara su postura.

domingo, 2 de octubre de 2016

Menos para el pan y más para las rosas

Salgo del verano con melancolía y entro en el otoño un poco lenta y con buenos propósitos -como todos los años-. Estreno agenda en septiembre, pero es en octubre cuando de verdad empiezo a usarla.

Quiero bailar más, reir más y trabajar menos. Esas son las intenciones para los próximos meses.

Y lo de trabajar menos no es una pose. Voy a convertir El derecho a la pereza en mi libro de cabecera.

Si la clase obrera, tras arrancar de su corazón el vicio que la domina y que envilece su naturaleza, se levantara con toda su fuerza, no para reclamar los Derechos del Hombre (que no son más que los derechos de la explotación capitalista), no para reclamar el Derecho al Trabajo (que no es más que el derecho a la miseria), sino para forjar una ley de bronce que prohibiera a todos los hombres trabajar más de tres horas por día, la Tierra, la vieja Tierra, estremecida de alegría, sentiría brincar en ella un nuevo universo...

Donde Paul Lafargue dice "hombre" hay que incluir a las mujeres. Y no me digáis que tres horas al día no es una medida estupenda. Dos horas más de trayecto ida y vuelta, hacen cinco horas para ganarse el pan y el resto para disfrutar de las rosas. Y habría empleo para todos.

A los asalariados que aún viven en el espejismo de ser o haber sido alguna vez clase media les recomiendo ver la última película de Ken Loach, I, Daniel Blake.

domingo, 25 de septiembre de 2016

Se acabó el descanso

¿Queda alguien ahí?

Me he tomado unos meses de descanso. Me he retirado de este foro para estar en otros. Podría llenar varias vidas sin agotar mis inquietudes.

Hay personas que no saben descansar, pararse. alejarse de un tema, aparcarlo. Les crea ansiedad. Incluso las que están ajenas al mercado del tiempo -jubiladas, por ejemplo, que no necesitan cambiar sus horas y habilidades por un sueldo- andan apuradas con una prisa que no les lleva a ningún sitio. Yo he aprendido a concederme tiempo para bailar a mí ritmo -suene la música que suene- y a quedarme parada aunque los demás se muevan.

Hay muchos caminos para encontrar el bienestar. A mí me ha servido éste: www.experimentarelaliento.com. Os invito a conocerlo.


jueves, 21 de julio de 2016

Agradecida a la suerte

Sigo aquí. Volveré a escribir pronto. Saludos.

viernes, 1 de abril de 2016

Gianmaria Testa me emociona

Preferisco così
senza troppo rumore
come quando si sta soli
dietro una porta a guardare che spiove
Preferisco così
senza niente da dire
che un amore si sa
prima o dopo rubato sarà
Preferisco così
che non c'è niente da fare
solo stare seduti
a una porta qualunque
a guardare che spiove


domingo, 7 de febrero de 2016

Millones de motivos

Hace unos años, un compañero de trabajo me preguntó porqué era feminista. Qué motivo había, qué quería yo reinvidicar si lo tenía todo: derecho a la educación, al voto, trabajo, autonomía... -sólo le faltó añadir que mi pareja no me pegaba...- Para él, lo de la igualdad era una reivindicación superada. No discutí, ni me molesté, porque entendí que lo preguntaba con buena intención; realmente sentía curiosidad. Así que le respondí tranquilamente que era feminista por solidaridad. Porque quería que todas las mujeres de mundo tuvieran, al menos, todo eso que a sus ojos yo tenía. Empezando por el derecho a no ser mutilada en la infancia.

Le dije si había pensado alguna vez que su hija, de haber nacido en otra zona del mundo, habría sido sometida a la tortura de la ablación. No. No podía ni imaginarlo. La palabra en sí misma le resultaba extraña y lejana. A mi, no. Para mí es un vocablo que encierra toda la crueldad que el poder patriarcal, amparándose en la tradición, puede ejercer contra una niña para dejarla marcada, física y sicológica, de por vida. Quizá porque nací con clítoris me siento en la obligación de exijir que todas las mujeres puedan conservar el suyo.

Así que encuentro millones de motivos para ser feminista. Uno por cada niña mutilada.